Magazine: Construcción y presentación

Inicio

Magazine

Galería

Servicios

Directorio

 
 
 
 
 
viñeta
Historia del Jaime I
 
viñeta
El modelo
 
viñeta
Construcción - Casco
 
viñeta
Cubierta y puentes
 
viñeta
Modelo acabado
 
viñeta
Navegando
 
viñeta
Foro
 
viñeta
Inicio

 Maqueta, fotos y texto: Antonio Sánchez Cano

 

 

Acorazado Jaime I


 

 

HISTORIA DEL BUQUE REAL:

 

Fruto de la Ley de Escuadra del 7 de enero de 1908, los tres acorazados, España, Alfonso XIII y   Jaime I, denominados así por Real Decreto de 22 de junio de 1909, fueron diseñados por la casa británica Vickers, y construidos por la recién creada Sociedad Española de Construcción Naval en su factoría de Ferrol. Siguiendo con la particular historia particular de nuestro “Jaime I”, en esta segunda parte trataremos sobre la historia del buque real, al mismo tiempo que mostramos algunas fotos del modelo navegando.

  Describir que la artillería principal consistía en ocho cañones de 305 mm y 50 calibres montados en cuatro torres, a nivel de la cubierta, en disposición diagonal que permitía el empleo simultáneo de seis piezas en caza o retirada y la completa de ocho cañones por banda. La artillería secundaria estaba formada por veinte piezas de 101,6 mm, diez por banda en casamatas bajo cubierta, además de otros dos de 57 mm. Para la propulsión disponía de doce calderas Yarrow en cuatro cámaras y juegos de turbinas Parsons en cascada que accionaban cuatro hélices, con una potencia de 26.188 caballos a tiro forzado, lo cual les permitía alcanzar una velocidad máxima de 20,2 nudos, mientras la autonomía era de 5.000 millas a velocidad económica. El blindaje oscilaba desde los 75 hasta los 250 mm en los costados y 250 mm en los carapachos de las torres. La dotación estaba formada por 854 hombres.

  La quilla sería colocada en la factoría de El Ferrol de la recién creada Sociedad Española de Construcción Naval, el mismo día que se botó el España (5 de febrero de 1912) y en la grada que ocupaba éste. La ceremonia fue presidida por S.M. el Rey don Alfonso XIII. A la botadura, el 21 de septiembre de 1914, asistieron en representación de los Reyes, los infantes don Carlos de Borbón y doña Luisa. La Gran Guerra (1914-1918) retrasó notablemente la recepción de materiales y equipos, de tal forma que la entrega del acorazado a la Armada acaeció el 20 de diciembre de 1921, siendo su primer comandante, el capitán de navío Adriano Pedrero Beltrán. Tras realizar las pruebas de velocidad el 20 de marzo de 1922, salió hacia Marín el 22 de abril para efectuar ejercicios de tiro del 9 al 15 de mayo. En junio pasó a Cádiz con escala previa en Vigo. El 16 de julio fondeó en Cartagena y el 26 se hizo a la mar, amarrando en Alicante el día siguiente. Regresó a Cartagena el 26 de agosto.

   La convulsa situación por la que atravesaba Turquía, sumida en plena guerra contra Grecia, aconsejó al gobierno español enviar un buque de guerra al Bósforo al objeto de proteger la colonia y los intereses nacionales en la zona. Para ello fue designado el Jaime I, que salió para La Valetta (Malta) el 28 de septiembre de 1922 y llegó allí el primero de octubre después de experimentar los efectos de un violento temporal. El 7 partió para Turquía y fondeó el 10 en Constantinopla. Durante la estancia en aguas del Bósforo, el acorazado fue abordado por el mercante austriaco Graz a mediados de noviembre, causándole una vía de agua en la amura de babor y la correspondiente inundación de uno de sus compartimentos estancos. Después de una reparación provisional permaneció en Constantinopla hasta el 13 de mayo de 1923, en cuya fecha salió para Pola (Italia), donde llegó el 18; los meses de junio, julio y agosto realizó la reparación definitiva en el arsenal, obras que aprovechó para recorrer la artillería.

  El 30 de agosto emprendió viaje de regreso a Cartagena, atracando el 4 de septiembre. Incorporado a la Escuadra, salió para Valencia el 13 del mismo mes y fondeó el día siguiente en el puerto de destino, al mando del capitán de navío Joaquín Montagut Miró. Miguel Primo de Rivera, capitán general de Cataluña, protagonizó un golpe de estado que le dio el poder el 13 de septiembre de 1923, erigiéndose en Presidente del Directorio Militar. Una de las primeras preocupaciones del Dictador fue estrechar lazos con Italia, mediante una visita de SS.MM. los Reyes a Víctor Manuel III, a Mussolini y al Papa. El 15 de noviembre de 1923 embarcaron los monarcas y el propio general en el Jaime I que, como hemos visto, se encontraba en Valencia. El día siguiente salía de puerto, escoltado por su gemelo el Alfonso XIII, el crucero Reina Victoria Eugenia, los destructores Cadarso y Villaamil, los submarinos B-1, B-2, B-3 y B-4 recién entrados en servicio, y el correo de la Transmediterránea Rey Jaime I con el séquito.

   Entraron en La Spezia, donde desembarcó la familia real, y de allí los barcos pasaron a Nápoles el 21. Concluida la visita de los Reyes a Roma y al Vaticano, embarcaron de nuevo el 28 para entrar en Barcelona el primero de diciembre tras una arribada en Alcudia el 30 a causa del mal estado de la mar. La división se trasladó a Cartagena, donde fondeó el 14 de diciembre. En marzo de 1924, el Jaime I se estrenó en la costa de Marruecos bombardeando posiciones rifeñas en M´Ter. El primero de julio tomaba el mando del barco el capitán de navío Luis de Ribera y Uruburu, y continuó agregado a la Escuadra. En mayo de 1925 se encontraba en Cartagena cuando el 14, Ribera fue relevado debido a una enfermedad por el del mismo empleo Agustín de Medina y Cibils. La Escuadra salió de Cartagena el 27 con la insignia de su Comandante General, el vicealmirante Francisco Yolif y Morgado izada en el Jaime I, para efectuar ejercicios de tiro en el golfo de Almería hasta el 3 de junio.

   Después, en la bahía de Algeciras, todos los buques se prepararon para actuar en las futuras operaciones en la costa de Marruecos. El 6 de septiembre, zarpó de Algeciras la Escuadra formada por los acorazados Alfonso XIII (insignia del almirante Yolif), y Jaime I, cruceros Méndez Núñez y Blas de Lezo, y destructores Alsedo y Velasco, para dirigirse hacia Alhucemas. El buque insignia recogió en Río Martín al general Primo de Rivera que asumió el mando desde entonces. Nuestro acorazado intervino muy eficazmente en las operaciones del desembarco de Alhucemas, llevado a cabo el 8 de septiembre, apoyando con su artillería ese día y los siguientes la progresión de las tropas. En unión al Alfonso XIII cooperó el 23 en las acciones sobre el Monte Malmusi (Alhucemas) y recibió algunos impactos de la artillería enemiga. El 4 de octubre llegó a Cartagena, de donde pasó a Ferrol en los primeros días de noviembre. Allí, el día 10, en el Ayuntamiento fue agasajada su dotación como homenaje a la Escuadra por las operaciones de Marruecos.

   El capitán de navío Álvaro Guitan Delgado tomó el mando del acorazado el 13 de mayo de 1927. Con el resto de la Escuadra salió de Ferrol el 15 de junio para fondear en la ría de Arosa, donde se efectuaron una serie de ejercicios tácticos y de adiestramiento que continuaron en Muros, Vigo y Marín hasta el 13 de julio. El 22 de septiembre, la Escuadra de Instrucción, al mando del vicealmirante Antonio Rojí y Echenique, se encontraba fondeada en Bilbao. Este mismo día, el ministro de Marina, vicealmirante Honorio Cornejo y Carvajal, arboló su insignia en el Jaime I y por la tarde embarcaron SS.MM. los Reyes. Inmediatamente levaron los buques e iniciaron un crucero que les llevó a visitar Ferrol, La Coruña, Villagarcía y Vigo, desde donde los monarcas se dirigieron a Orense. La Escuadra pasó de Vigo a la bahía de Algeciras; nuevamente SS.MM. a bordo del acorazado, salieron los buques el 5 de octubre para visitar los escenarios de la recién finalizada campaña de Marruecos en Ceuta, Alhucemas, Villa Sanjurjo y Melilla.

   Los Reyes desembarcaron en Málaga el 8. En julio y agosto de 1928 participó en compañía de la Escuadra en unas maniobras navales efectuadas en las Rías Bajas. En unión de la Escuadra del vicealmirante Rafael Morales y Díez de la Cortina y al mando del capitán de navío Manuel García Díaz, se encontraba en Barcelona con motivo de la inauguración de la Exposición, el 19 de mayo de 1929, a la cual asistieron la familia real, el general Primo de Rivera y una nutrida representación de las Marinas de Francia, Gran Bretaña, Italia, Portugal y Dinamarca. En septiembre intervino en las maniobras del Mediterráneo, y en octubre en la revista naval ante S.M. el Rey que cerró los ejercicios. En 1930, las maniobras de la Escuadra se desarrollaron en el Cantábrico desde finales de agosto. Terminaron el día 20 de septiembre con un desfile de las dotaciones de los barcos participantes delante de S.M. el Rey don Alfonso XIII. Fue la última ocasión en que le rindieron honores, pues el 14 de abril de 1931 se proclamaría la República.

  En octubre de 1930 había tomado el mando del Jaime I el capitán de navío Luis Verdugo y Partagás, a quien relevaría el del mismo empleo Jesús María Manjón y Brandáriz. La actividad del barco y en general de toda la Armada desde 1931 a 1933 fue muy escasa. El 16 de junio de 1932 tomó el mando el capitán de navío Pedro Zarandona y Posadillo. Por Orden Ministerial de 29 de octubre de 1933 viajó al puerto francés de Menton en compañía de los destructores Alcalá Galiano y Churruca para trasladar a Valencia los restos mortales de Vicente Blasco Ibáñez; al embarcar el cadáver se dispuso disparar una salva de 19 cañonazos. Zarandona fue relevado por Adolfo Hércules de Solás y Patudo de la Rosa el 20 de abril de 1934. Con este nuevo comandante el acorazado participó en las maniobras generales de la Escuadra realizadas en el Mediterráneo. Niceto Alcalá Zamora, presidente de la República, y el ministro de Marina Juan José Rocha García, presenciaron desde el Jaime I el desfile naval de las unidades de la Escuadra celebrado el 11 de junio.

  En octubre de 1934 intervino en la pacificación de Asturias con motivo de la revolución contra la República. En otras acciones, el acorazado protegió el puerto del Musel. El 2 de mayo de 1935 tomó el mando el capitán de navío Julio Iglesias Abeleira, con quien participó en las maniobras realizadas en Canarias en mayo de 1936, siendo Comandante General de la Escuadra el vicealmirante Miguel Mier y del Río.

  La Guerra Civil

   El acorazado había salido de Ferrol en la noche del 13 de julio para Santander, con motivo del inicio de la temporada veraniega del Presidente de la República. El 17 tuvo lugar la entrega de mando de Iglesias al de su mismo empleo Joaquín García del Valle, justo el día que el Ejército de Marruecos se alzaba contra la República. Horas después, el comandante recibió orden de hacerse a la mar para Vigo, donde debería carbonear y esperar instrucciones. Salió a mediodía del 18 y entró en Vigo el 19. Parte de los oficiales encabezados por el capitán de corbeta Carlos Aguilar Tablada eran partidarios del alzamiento militar que acababa de iniciarse en Marruecos, pero sus actividades eran conocidas por otra parte de la dotación claramente leal al Gobierno Republicano, legalmente establecido en las urnas.

  Fracasado un intento de permanecer en Vigo, en la madrugada del 20 zarpó sin haber finalizado el carboneo, poniendo rumbo a Cádiz.  Enterada por la radio la dotación de la sublevación de los cruceros Libertad y Miguel de Cervantes, se amotinó contra sus oficiales rebeldes, organizándose un tiroteo entre los jefes y oficiales que estaban en el puente y la marinería en cubierta. Resultaron muertos del capitán de corbeta Carlos Aguilar Tablada y el teniente de navío José Cañas Arce, y heridos los tenientes de navío José María Otero Goyanes y Carlos Falquina y García Pruneda, éste grave. También hubo heridos entre los cabos y marinería. Dueños del buque la dotación y detenidos los restantes jefes y oficiales, continuó su derrota hasta llegar a Tánger, donde fondeó el 21. Pasó luego a Málaga el 23. El 25 bombardeó Ceuta y el 26 Melilla. El 2 de agosto cañoneó la desembocadura del río Guadiaro y el 3 Tarifa y Punta Carnero. El 7, en respuesta por el paso del Estrecho, dos días antes por el llamado "Convoy de la Victoria" con tropas del Ejército Golpista de Marruecos, bombardeó intensamente Algeciras y el cañonero Dato que dejó incendiado y medio hundido. 

  El 13, estando fondeado frente a Málaga, recibió en la proa una bomba de la aviación rebelde que le produjo tres muertos y varios heridos, además de averías considerables. Abandonó enseguida el fondeadero para dirigirse a Cartagena a reparar. Llegó a Cartagena el 14 y durante los días 2 y 3 de septiembre participó en las operaciones llevadas a cabo contra la isla de Mallorca por las tropas al mando del capitán de Aviación Alberto Bayo, y que fracasarían. La presión ejercida por el Ejército de los sublevados franquistas, en el norte de la Península obligó al Gobierno de Madrid a desplazar al Cantábrico al acorazado, los cruceros Libertad y Miguel de Cervantes , seis destructores y cinco submarinos. Con su llegada el 24 de septiembre se paralizaron las operaciones terrestres de los rebeldes en Guipúzcoa. Pero la irrupción del Canarias y el Cervera en el Estrecho forzó a la Flota republicana a regresar nuevamente al Mediterráneo el 13 de octubre.

   Dos días después de la caída de Málaga en poder franquista, el 10 de febrero de 1937, el acorazado se trasladó a Almería, escoltado por la Flota republicana, para servir de batería flotante como protección del puerto. A finales de abril partió de Almería, pero varó en Punta Sabinal al mando del capitán de fragata Francisco Benavente y García de la Vega y regresó al puerto de salida. Ante los ataques sufridos por parte de la Aviación de los sublevados durante los cuales fue alcanzado, se ordenó su traslado a Cartagena, lo que efectuó en la anochecida del 27 de mayo. Cuando se encontraba reparando las averías ocasionadas, atracado en punta en el muelle de La Curra, el 17 de junio de 1937 sufrió una fuerte explosión, cuyas causas aún son desconocidas,(posiblemente sabotaje) que provocaron la pérdida del Jaime I con 179 muertos y 27 heridos. Por Orden Ministerial de 3 de julio de 1939, acabada la guerra y bajo el nuevo régimen dictatorial, se dispuso su baja en la lista de buques de la Armada.

PRINCIPALES DATOS TÉCNICOS DEL BUQUE REAL:

ESLORA TOTAL……………………….139,9 METROS

MANGA……………………………………24 METROS

CALADO MÁXIMO……………………. 7,8 METROS

PUNTAL……………………………….. 12,71 METROS

VELOCIDAD……………………………20,5 NUDOS

DESPLAZAMIENTO………… …15.699 TONELADAS

ARMAMENTO:

8 cañones Vickers de 305 mm y 50 calibres

20 cañones Vickers de 12 pulgadas, 102 mm y 50 calibres

2 antiaéreos Skoda de 47 mm

 

Fuentes utilizadas:

-MUSEO NAVAL DE MADRID

-http://web.forodigital.es/uphm/mgl/buques/acoraza.htm

 -Buques de la Guerra Civil Española-Acorazados y Cruceros-DIONISIO GARCÍA FLÓREZ-EDITORIAL ALMENA

 -MONOGRÁFICOS 4 y 24 de la revista “CARTAGENA HISTÓRICA” de la EDITORIAL AGLAYA

 -“Buques de Guerra Españoles 1885-1971” de Aguilera y Elías  EDITORIAL SAN MARTÍN

 -Archivo monográfico en DVD “LOS ACORAZADOS DE LA CLASE ESPAÑA O EL RESURGIR NAVAL HISPANO (1912-1937) editado por el CENTRO MARÍTIMO Y NAVAL, CASTO MÉNDEZ NÚÑEZ-MADRID y de autores Varios.

FOTOS DEL MODELO: ©Archivo fotográfico ascnaval-www.ascnaval.es

 

© ANTONIO SANCHEZ CANO ABRIL DE 2008

 

Todos los derechos reservados. Modelismonaval.com . Ultima actualización11/06/2008      Enviar a un amigo