Magazine

:: Inicio

:: Magazine

:: Galería

:: Servicios

:: Directorio

Sumario
 
viñeta
Construcción y presentación
viñeta
Documentación
viñeta
Reportajes
viñeta
Noticias
viñeta
Portadas
viñeta
Resultados Campeonatos
viñeta
Secciones fijas
viñeta
Técnicas trucos y taller
viñeta
Varios
viñeta
Colaboradores
 
viñeta
Foro
 
viñeta
Inicio
Buscar en el magazine
Búsqueda personalizada

 

 

  
 
 
 
 
 
 
 
Fabricación de cabos
  
por 
Luis García Fernández (Spain)

 

 

Si tienes algún artículo que quieras publicar envíalo vía e-mail por fax 986 224682 o por correo normal a: Modelismonaval.com  c/ Mª Berdiales nº 9-3ºJ -36203 Vigo(Spain)

 

 

Taller

Construcción de una máquina de colchar cabos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Documentación web

1

2

 

Español  English  Français

 

Fabricación de cabos para modelismo naval.

 Si tomamos un conjunto de fibras vegetales (cáñamo, coco, algodón, lino, etc.) y las retorcemos hacia la derecha, pero no demasiado, lo justo para mantener la unidad de las fibras y que no se deshilachen, obtenemos un “torcido” o filástica al que comúnmente llamamos hilo. 

  Lo que habitualmente llamamos “hilo”, por ejemplo el hilo de coser, está normalmente formado por dos de estos torcidos. Al torcer cada hilo primitivo hacia la derecha, el conjunto queda retorcido hacia la izquierda, semejando un tornillo con rosca a derechas. Esto se debe al siguiente efecto, base de la fabricación de cabos: si tomamos un conjunto de fibras paralelas y sujetamos su parte media en un gancho que pueda girar libremente, al retorcer hacia la derecha cada uno de los dos extremos sobrantes, llegará un momento en que el gancho empezará a girar a su izquierda, con lo que obtenemos el conocido hilo comercial. El proceso es el siguiente : 

  Uno de los hilos finos normales de algodón que se venden en las mercerías es del número 50 (a menor número, mayor grosor). Es un hilo con un diámetro aproximado de 0,15 mm, que puede servir para imitar cabos delgados a pequeña escala. Cuando se trata de cabos mayores y/o de barcos a mayor escala no conviene utilizar este tipo de hilo, incluso aunque fuera de mayor grosor, ya que tiene una torcedura muy poco definida e inclinada. Para hacernos una idea comparemos un hilo comercial con el cabo de un barco de su mismo diámetro.   Figura 3

   

Alguien puede pensar que sería suficiente con retorcer más el hilo comercial pero, lógicamente, éste tiende a recobrar su forma primitiva. Insisto que para pequeños diámetros puede servir dicho hilo, entre otras cosas porque es difícil apreciar el torcido a simple vista. Normalmente el modelista no suele tener muy en cuenta los grosores y torceduras de los cabos pero puedo asegurar que un cabo hecho por uno mismo presenta tan buen aspecto que en una fotografía es imposible diferenciar un cabo real de un cabo en miniatura. Posiblemente sea la parte del modelo que presenta mayores visos de realidad y teniendo en cuenta la cantidad de metros de cordaje que tiene un modelo de barco de época el aspecto mejora muchísimo. Todavía no he visto ningún plano donde se indiquen los grosores del aparejo. Antes de pasar a la descripción de una máquina para fabricar estos maravillosos cabos continuaré, o mejor dicho empezaré, con el método para fabricar cabos.

Tomamos tres cordones (A, B y C) y atamos sus extremos juntos a un gancho situado en E que pueda girar libremente. Cada uno de estos cordones está formado por un torcido aunque en el caso de nuestra máquina, y por razones prácticas, estará formado por uno o varios hilos de coser. A continuación giramos cada uno de los extremos A, B y C hacia la derecha. Al cabo de un rato, cuando los cordones están bien retorcidos, el gancho empieza a girar obligado por el conjunto de cordones, con lo que dicho conjunto queda retorcido hacia la izquierda formando un CABO. Como ya sabemos por experiencia los extremos de los cabos tienden a deshilacharse por lo que es indispensable hacer una falcacedura, es decir, una ligada en cada extremo.

Cuando los cordones están formados por cabos hechos como se explicó anteriormente, en vez de hilos, al retorcerlos hacia la izquierda se obtiene un CABLE, cuyo conjunto está retorcido hacia la derecha. Se puede ver en la figura 5. Si el conjunto está retorcido hacia la izquierda (hace el mismo efecto que un tornillo con rosca a la derecha) se trata de un CABO; si el conjunto está retorcido hacia la derecha (parece un tornillo con rosca a izquierdas) se trata de un CABLE. En modelismo no importa que los cordones estén formados por torcidos o por cabos ya que el efecto final es prácticamente el mismo. Lo único que hay que tener en cuenta es si la torcedura está hecha hacia la derecha o hacia la izquierda. Sólo en el caso de necesitar grosores grandes nos interesa retorcer cabos en vez de hilos. También es habitual que la mayoría de los cables estén formados por cuatro cordones en vez de tres.  

  Como norma general aplicable a los navíos de línea del Siglo XVIII puede decirse que, salvo alguna excepción, todos los cabos están retorcidos hacia la izquierda excepto los obenques, burdas, estays, contraestays, braga de los cañones y calabrotes de anclas que son cables retorcidos a la derecha. Los obenques, burdas, estays y contraestays, además, están formados por cuatro cordones aunque el modelista puede hacerlos de tres cordones sin que se note ninguna diferencia. En modelismo naval, y para no complicarnos las cosas innecesariamente, haremos cabos de tres cordones, formando dichos cordones con uno, dos, tres, etc. hilos de coser (en función del grosor deseado) y retorciendo cada cordón a la derecha si queremos un cabo con torcido a la izquierda o retorciendo cada cordón a la izquierda si queremos un cable con torcido a la derecha. Quiero hacer notar que algunos autores no especifican claramente si el torcido del que hablan se refiere al sentido de giro del cabo terminado o al sentido de giro de cada uno de los cordones. A partir de ahora yo, cuando hable de un cabo, me referiré al retorcido general y al retorcido de cada uno de los cordones; de esta forma evitaremos confusiones. La construcción de la máquina es relativamente sencilla, no necesitaremos herramientas especiales excepto, si acaso, una terraja. La máquina está compuesta de cuatro elementos: Guía, Enlazador, Separador y Retorcedor.   La GUÍA se hace con carriles de cortinas; aunque pueden ser de cualquier tipo de los que hay en el mercado, es preferible que tengan forma de “U”. Deberá haber un carril superior y uno inferior tal como se indica en la figura 7. La longitud dependerá del tamaño máximo de los cabos que necesitemos, teniendo en cuenta que se desaprovechan unos cinco centímetros entre los dos extremos y que, después del retorcimiento, el conjunto merma un 10% de su longitud inicial. Las dos guías se sujetan mediante soportes (es suficiente con tres) a un tablero de aglomerado, teniendo la precaución de dejar espacio en un extremo para el retorcedor, el motor, el alimentador y el mando del motor. Los carriles se venden completos con todos sus accesorios, aunque será necesario pedir algún soporte en “L” de más para formar el soporte en forma de “U” indicado en la figura. Para no complicar el dibujo, estos elementos se han dibujado como si no tuvieran espesor. Las medidas no son críticas, sólo hay que tener la precaución de dejar entre el carril superior y el inferior el espacio suficiente para poder meter las manos y hacer nudos. Pulsa para agrandar

                                                   Figura 7  

 

                                                                                

 El ENLAZADOR se hace con una escuadra retorcida como se indica en la figura 8. El gancho se hace con la hélice de un avión con motor de gomas a la que se han cortado las palas. Conviene poner una gota de aceite para que el giro sea totalmente libre. La escuadra se cuelga del carril superior mediante dos de los colgantes para las cortinas y se sujeta al carril inferior con un tercer colgante. El conjunto debe poder moverse libremente a lo largo del carril, por eso es importante que la separación entre los dos carriles sea constante. En los extremos de los carriles se pueden poner unos topes, que vienen incluidos en el conjunto para cortinas, para evitar que el enlazador “descarrile”. Aunque parece obvio, el eje del gancho conviene que esté alineado verticalmente con los dos carriles. La altura del eje del gancho puede ser cualquiera pero hay que tenerla en cuenta cuando diseñemos el retorcedor. 

  El SEPARADOR (figura 9) sirve para que los cordones estén separados y no se retuerzan antes de lo debido. Está formado por un cono de madera al que se han hecho tres ranuras que sirven de guía a cada uno de los tres cordones. Las ranuras deben estar suavizadas para permitir que los cordones giren sin trabas. El cono está colgado del carril superior y debe poderse mover libremente a lo largo de éste. El alambre para colgar el cono debe estar a un tercio de la base del cono, que es aproximadamente su centro de gravedad. El eje del cono debe estar a la misma altura que el eje del gancho del enlazador. Las medidas que se dan en la figura 10 son orientativas. Yo he conseguido buenos resultados con una longitud L=28 mm y un diámetro D=22 mm.  

 

    

 

El RETORCEDOR es la parte más delicada y difícil de construir de todo el conjunto. Está formado por tres ganchos que, al girar, retuercen los cordones en el mismo sentido para formar un cabo. El extremo de cada uno de los tres cordones atados a estos tres ganchos va sujeto al gancho del enlazador. El conjunto del retorcedor se representa en la figura 11.    

 Consta de dos chapas metálicas preferiblemente de latón, aunque a mí me ha dado buenos resultados el aluminio. Estas dos placas están atornilladas a un separador de madera y entre ellas están cuatro ruedas dentadas del mismo tamaño; la rueda central, accionada mediante un motor, mueve las tres exteriores haciéndolas girar en el mismo sentido; el eje de estas tres ruedas está formado por sendos ganchos que retuercen los cordones. La rueda central puede ser de diferente tamaño pero las tres ruedas que hacen girar los ganchos han de ser, obligatoriamente, del mismo tamaño. El eje de la rueda central debe estar alineado con los ejes del separador y del enlazador. Los ganchos, y el eje de la rueda central, están hechos con varilla de latón para soldar de Ø3 mm que se vende en casi cualquier ferretería. Una vez hecha la rosca, para poder formar el gancho sin correr el riesgo de doblar la parte roscada, es imprescindible introducir el eje en un agujero de su mismo diámetro hecho en un bloque metálico. Las medidas, obviamente, dependerán de los engranajes utilizados. Yo utilicé ruedas dentadas de plástico sacadas de viejas impresoras pero en las tiendas de modelismo se encuentran diferentes tipos.    

  Figura 12   Los agujeros de los ejes y de los tornillos conviene hacerlos con las chapas y el separador de madera sujetos mediante gatos. Mediante dos tuercas sujetamos la rueda dentada al eje roscado y este conjunto se coloca entre las chapas, con lo cual la separación entre las placas debe ser igual al ancho formado por las tuercas y la rueda añadiendo un milímetro para que haya cierta holgura. Algunos autores construyen el retorcedor con cuatro ganchos para poder hacer cables de cuatro cordones, pero en la práctica no se nota diferencia respecto a un cable de tres cordones. La máquina de cuatro cordones permite retorcer tres cordones. Como motor para mover el eje central se puede utilizar cualquier motor de los que se usan en modelismo conectado a un alimentador. Pulsa para agrandarEs muy conveniente intercalar un reostato como los que se ponen en los barcos radiocontrolados para poder conseguir mayor o menor velocidad y, sobre todo, para poder invertir el sentido de giro en función del tipo de cabo que vayamos a fabricar. Las conexiones del reostato se muestran en la Figura 13.    

 El conjunto queda como se muestra en la figura 14. 

Pulsa para agrandar 

Figura 14

El PROCEDIMIENTO PARA FABRICAR CABOS es el siguiente: Atamos uno o varios hilos de coser entre cada gancho del retorcedor y el gancho del enlazador. Para que el cabo quede perfecto es indispensable que todos los hilos mantengan la misma tirantez, para ello es preferible que cada cordón esté formado por un número par de hilos de esta forma, al haber sólo dos nudos, se pueden tensar por igual todos los hilos; para conseguir diferentes grosores del cabo resultante habremos de jugar con diferentes grosores de hilos de coser. Para colocar hilos pares actuaremos de la siguiente forma: Después de mantener fijo el enlazador mediante un gato, atamos un extremo del hilo en el gancho del enlazador y pasamos el hilo por uno de los ganchos del retorcedor hasta volver al gancho del enlazador (ya tenemos un cordón de dos hilos), volvemos a pasar el hilo por otro de los ganchos del retorcedor hasta volver al enlazador (ya tenemos el segundo cordón) y, por último, pasamos el hilo por el tercer gancho del retorcedor hasta volver al enlazador (ya tenemos el tercer cordón), donde hacemos un nudo. Ahora quitamos el gato que sujeta el enlazador y mantenemos éste tirante con el dedo pulgar de la mano izquierda; si “tocamos el arpa” con el conjunto de hilos, manteniendo el enlazador tirante, éstos quedarán con la misma tirantez. Sin dejar de sujetar el enlazador con el dedo, colocamos el separador para mantener los cordones equidistantes y lo llevamos lo más cerca posible del enlazador.A continuación ponemos en marcha el motor sabiendo perfectamente en qué sentido debe girar; si cada gancho del retorcedor retuerce el cordón hacia la derecha obtenemos un cabo que en la figura 6 se indica como retorcido a la izquierda (que es el caso de la mayoría de los cabos) y si retorcemos cada cordón hacia la izquierda obtenemos un cabo que en la figura 6 se indica como retorcido a la derecha (que es el caso de la mayoría de los cables). Una vez puesto en marcha el motor los cordones se empezarán a retorcer, con lo que éstos se irán acortando gradualmente. Para evitar roturas hay que ceder con el dedo que mantiene tirante el enlazador, de forma que la presión se mantenga más o menos constante. Es importante que durante esta operación y sucesivas el separador de cordones se mantenga lo más cerca posible del enlazador para evitar que el cabo se forme antes de lo previsto. Al cabo de unos pocos segundos el gancho del enlazador empezará a girar en el mismo sentido que los ganchos del retorcedor, formándose el cabo el cual impulsará al separador hacia el retorcedor a bastante velocidad. Cuando el separador llegue al final pararemos el motor y tendremos el cabo hecho. Una vez parado el motor conviene aflojar el dedo pulgar un poco y ayudar al enlazador con la mano derecha a girar en el mismo sentido en que lo hacía con objeto de que el cabo quede un poco apretado. Una vez terminado el cabo hay que atar un trozo de hilo en cada extremo, para evitar que se desenrolle, y ya podemos quitar los hilos de los ganchos. Las dos o tres primeras veces saldrá un cabo con defectos pero enseguida se domina la técnica.

No hay que olvidarse de hacer una ligada en cada extremo (falcacedura) antes de aparejar el cabo en el modelo lo que, por otra parte, también se hace en la realidad. La forma de hacer la falcacedura dependerá de la escala del modelo y del grosor del cabo. En la figura 15 se indica la forma de hacer una falcacedura para cabos gruesos, en cuanto a los cabos finos basta con poner una gotita de cola blanca (que se vuelve transparente al secar) y con los dedos enrollar cuatro o cinco vueltas de hilo fino. 

Como orientación, en la tabla de la figura 16 se dan los diámetros en milímetros de los cabos obtenidos en función del número de hilos de cada cordón y del número comercial del hilo utilizado. Las medidas indicadas no son muy fiables debido a la dificultad de apreciación a la hora de medir un cabo relativamente elástico. Como resulta más fácil colocar y tensar un número par de hilos por cada gancho, jugaremos con esta disposición y el grosor del hilo a usar, con lo cual conseguiremos una amplia gama de cabos, desde luego mucho más que los que necesitaremos para un modelo.   

   Figura 16  

CABOS DE 3 CORDONES

Nº 60

Nº 50

Nº 40

Nº 30

6 hilos por cordón

0,91

1,15

1,38

1,60

5 hilos por cordón

0,85

1,07

1,28

1,48

4 hilos por cordón

0,78

0,98

1,17

1,35

3 hilos por cordón

0,68

0,86

1,02

1,18

2 hilos por cordón

0,55

0,69

0,82

0,95

1 hilo por cordón

0,40

0,50

0,60

0,70

El hilo de coser que se utiliza normalmente suele ser del número 50; en este caso es muy fácil poder comprarlo del color adecuado para que imite el cáñamo. Con las demás medidas he encontrado dificultad en conseguir diferentes tonalidades de beige (aunque se fabrica); al final he optado por comprar hilo blanco y teñir el cabo terminado con una infusión de té (del orden de 4 o 5 bolsitas en medio vaso de agua). No olvidemos que la jarcia firme debe ir en color negro, ya que se embreaba para evitar la putrefacción.    

Con esta máquina se pueden hacer CABOS CON ALMA DE COBRE cuando necesitemos que el cabo adopte una determinada forma; esto suele ocurrir cuando tengamos que adujar cabos o imitar la caída natural de la braga de un cañón, el calabrote del ancla, los marchapiés o el andarivel de una escala; y al contrario, cuando necesitemos que un cabo permanezca recto como en el caso de los cabos que sujetan las redes de las batayolas. También puede utilizarse este sistema para hacer cabos más gruesos de lo normal. En el cono del separador haremos un agujero de 1 mm de diámetro taladrado a lo largo de su eje. Atamos un hilo de cobre (sacado de un cable eléctrico) al gancho del girador y lo pasamos por el agujero del separador, de esta forma el cabo se retuerce alrededor del hilo de cobre. Para longitudes largas conviene poner dos o tres soportes con anillas colgados del carril superior. La disposición del alma se muestra en la figura 17.

La máquina portátil.

He oído a muchos aficionados quejarse del tamaño que ocupan este tipo de máquinas; pues resulta que tienen razón. Al final tuve que reformar mi máquina porque no sabía donde meterla.
El sistema es, básicamente, el mismo que el de la máquina anterior. Se han sustituido los carriles por un cable de freno de bicicleta, por donde se deslizan el separador (cono con tres ranuras) y el enlazador (donde se atan los hilos que van a formar el cabo) gracias a sendos alambres algo gruesos que abrazan el cable-carril. El cable o los cables (pueden ser dos) se sujetan a los dos soportes laterales, por un lado con el terminal de plomo que viene en todos los cables de frenos y por el otro lado con un simple nudo. Una cosa muy útil para terminar los cables, en vez del nudo, es utilizar la parte metálica de las clemas eléctricas que, con sus dos tornillos, sujetan perfectamente el cable; las hay de varios tamaños. Los cables se sujetan a los soportes mediante unas ranuras. Si se utilizan dos cables, estos han de medir exactamente lo mismo para evitar que uno de ellos quede flojo; siempre es preferible utilizar un solo cable. Los soportes se sujetan al borde de la mesa mediante sargentos, de forma que los cables queden tirantes. Si se tiene la precaución de hacer el soporte de la izquierda un poco más ancho que el soporte de la derecha (el que lleva el motor), se puede introducir uno dentro del otro para que ocupen menos espacio a la hora de guardar la máquina.
Para no recargar el dibujo se ha omitido algún tipo de gancho que permita sujetar el enlazador mientras se enganchan los hilos; se puede utilizar un sargento pequeño. No olvidemos engrasar el enlazador.

Luis García Fernández

Texto y Fotos: Luis García Fernández.         Enviar a un amigo

Construcción de una máquina de colchar cabos

modelismonaval.com/


800x600.Actualizada. 01/03/06 Todos los derechos reservados